Las autoridades reportaron el caso de una mujer que atentó contra la vida de sus dos hijos, de 9 y 11 años, al obligarlos a tomar un veneno que ella misma bebió minutos después de asegurarse de que los pequeños lo habían hecho.

Al parecer, la decisión la habría tomado ella tras un problema con su pareja. Sin embargo, la situación no tuvo consecuencias mortales gracias a la acción de las autoridades y a que la dosis del veneno fue mínima.

“La policía llega al sitio y las personas son trasladadas a un centro médico. Por fortuna, el dictamen dado por los profesionales es de “fuera de peligro”, afirmó el teniente coronel Yesid Ariza, oficial de inspección de la Policía de Bogotá.

Der acuerdo con coronel Yesid Ariza, la madre podría enfrentar cargos por tentativa de homicidio. Además, la custodia de los menores, quienes se encuentran en observación, está por definirse.

“Ya la policía de infancia asumió el caso; el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) también tiene que hacerse cargo. Hay que verificar los comportamientos y antecedentes del padre porque sería la primera persona responsable de los niños”, indicó el coronel Ariza.