Así lo informó este martes monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, al revelar que ya se suman cuatro países al trabajo que se adelanta para lograr la liberación de la monja colombiana Gloria Cecilia Nárvaez, que fue secuestrada en Malí, África.

Este pronunciamiento se da después de que el país conociera la prueba de vida de la religiosa, en manos del grupo Al Qaeda.

Monseñor Castro señaló que: “Esperamos que muy pronto regrese a Colombia para felicidad de su familia religiosa; hay cuatro países como son Malí, Francia, España y Colombia trabajando por esa liberación y evidentemente también hay otros organismos trabajando por lo mismo”.

Y agregó que: “hay que llevarlo con bajo perfil para favorecer la vida de ella y esperamos que con las oraciones de todos y con las acciones que se adelantan regrese pronto”.

Castro también sostuvo que el estado de salud de la monja Gloria Cecilia Nárvaez, evidenciado en la prueba de vida, indica “lo terrible y trágico de la situación que ha vivido”.