El papa Francisco pidió una «solución pacífica y democrática» en Venezuela en una referencia al país latinoamericano con motivo de la próxima conmemoración, el 5 de julio, de su independencia.

El pontífice manifestó que reza «por esta querida nación» y expresó su «cercanía a las familias que han perdido a sus hijos en sus manifestaciones en la calle», dijo el pontífice un día después de que la Fiscalía de Venezuela aumentara a 89 el número de fallecidos en tres meses de protestas.

Tras el rexo del ángelus, Francisco dijo: «Hago un llamado para que se ponga fin a la violencia y se encuentre una solución pacífica y democrática a la crisis».

El sábado se cumplieron tres meses desde el inicio de las protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, cuyo mandato termina en enero de 2019.

En las manifestaciones opositoras también ha habido un millar de heridos y unos 3.500 detenidos, de acuerdo con el Ministerio Público y la ONG Foro Penal.