Noventa y siete familias indígenas de los resguardos La Paila y Pueblo Nuevo en Buenos Aires, Cauca, fortalecerán capacidades productivas y de comercialización de café con el apoyo de la Agencia de Desarrollo Rural (ADR).

Lo anterior en desarrollo del Plan de Intervención que la ADR en coordinación con el Ministerio de Agricultura y con la Agencia de Renovación Territorial (ART), iniciaron en abril como parte de los compromisos adquiridos por el Gobierno Nacional en el marco del proceso de paz con el fin de promover el fortalecimiento de la zona rural.

‘Hoy iniciamos la socialización y desarrollo de proyectos productivos para familias campesinas ubicadas alrededor de las zonas veredales transitorias de normalización”, aseguró Álvaro Londoño Meléndez, coordinador de Asistencia Técnica de la ADR quien lideró la socialización del proyecto.

“En este oportunidad, la iniciativa que trabajamos de la mano con la comunidad, es una oportunidad para que estas 97 familias tengan las herramientas necesarias para mejorar sus condiciones económicas’, dijo.

El proyecto, cuyo costo asciende a $1.080 millones, será cofinanciado por la ADR en $500 millones y el monto restante por la comunidad aportando mano de obra y algunos materiales.

La iniciativa apunta a fortalecer la capacidad productiva, social, ambiental y de comercialización de café, a 97 familias de pequeños caficultores de las comunidades aledañas a la zona veredal de La Elvira, mediante la dotación de infraestructura básica de beneficio húmedo, secado, sistema modular tratamiento de aguas mieles-SMTA y asistencia técnica.

Londoño Meléndez destacó que la asociatividad es eje fundamental para el desarrollo de estos proyectos, afirmando que en este caso en particular se unen dos resguardos indígenas que unen fuerzas con seis juntas de acción comunal, para asegurar un proyecto sostenible a largo plazo.

A su vez, Felipe Gaitán, funcionario de Vicepresidencia de Proyectos de la ADR, aseguró que desde la Agencia se va a realizar un seguimiento permanente a este proyecto para que se cumplan todos parámetros para sea exitoso.

Líderes indígenas manifestaron su entusiasmo y agradecimiento al Gobierno Nacional y a la Agencia por el apoyo brindado destacando las bondades que el proyecto y que el proceso de paz generará para sus comunidades.

“Hoy ya no hay la excusa de que ésta es una zona roja en donde no se pueden hacer inversiones, hay un proceso de paz en marcha y una dejación de armas, por eso los recursos que se invertían en la guerra están disponibles para inversión social y buscar un mejor desarrollo para nosotros”, puntualizó Fidel Cuetia, líder de la comunidad de Pueblo Nuevo.