Como parte de las obras de La Variante La Paz que actualmente Autopistas del Café desarrolla en la vía Chinchiná –Manizales, desde esta semana se ha puesto en operación un nuevo plan de manejo de tráfico de las vías del sector.

La inversión en la obra, que nació como una alternativa para brindarle una experiencia más segura al usuario y garantizar la conectividad entre Manizales y el resto del Eje Cafetero, asciende a los 31 mil millones de pesos. El proyecto actualmente tiene un avance general del 55%, incluyendo la ejecución del 87% de movimiento de tierras, ítem más relevante de la obra.

El proyecto permitirá que los usuarios de La Concesión eviten los desniveles y hundimientos de la vía que se han presentado en el sector generados por una falla geológica. Las obras iniciaron en marzo del 2016 y al finalizar contarán con una calzada con dos carriles de 3.65 m (vía bidireccional), bermas de 1.80m y terminará en una semi-glorieta que facilitará todos los giros incluyendo el ingreso a Chinchiná.

Para Luis Guillermo Velásquez, gerente de Autopistas del Café, el cumplimiento con el cronograma de estas obras es muestra del compromiso que La Concesión y Odinsa tienen con la región. “Brindamos vías con excelente calidad de infraestructura. Sustentamos nuestra gestión en las buenas prácticas y el mejoramiento continuo en ingeniería, seguridad vial y tecnología, dirigidos a la prestación de servicios a los usuarios de la concesión”.

Como parte del cronograma de la obra La Variante La Paz, desde esta semana cambia el plan de manejo de tráfico del sector. A partir de la fecha, los usuarios se encontrarán con vías en un solo sentido y cerrado el retorno a la altura del puente Doménico Parma (lado Chinchiná). Los usuarios que se dirigen de Chinchiná a Manizales, tendrán la facilidad de retorno a la altura del Club Campestre.