–Cuatro integrantes activos de la Sijin de la Policía Nacional fueron capturados y, tras ser cobijados con medida de aseguramiento, fueron enviados a la cárcel por supuestamente estar implicados en el secuestro de un ciudadano extranjero.

Se trata del sargento Alex Yair Cardona Piedrahita, el subintendente Juan Camilo Gómez Muñoz y los patrulleros David Alexánder Fernández Muñoz y Jeison Molina Avellaneda. Los dos primeros están adscritos al Comando de Policía Antioquia y los otros al Comando de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Los uniformados fueron capturados por la Fiscalía General de la Nación, tras la denuncia interpuesta por un ciudadano extranjero, residente en el oriente antioqueño, cuya identidad no fue revelada.

Según la denuncia formulada por la víctima, el 10 de mayo último, varios hombres armados y uniformados que se identificaron como miembros de la Policía ingresaron a su finca, ubicada en zona rural del municipio de Rionegro, y luego de despojarlo de su pasaporte le exigieron la suma de 250 millones de pesos para no hacerle efectiva una supuesta orden de captura con fines de extradición. Por temor a represalias el extranjero les habría entregado 50 millones de pesos y se comprometió a entregarles el resto del dinero exigido.

Por estos hechos, el Juzgado Primero Penal Municipal de Rionegro (Antioquia), con funciones de control de control de garantías, impuso medida de aseguramiento intramuros contra el subintendente y los dos patrulleros por los delitos de secuestro extorsivo, extorsión agravada y concierto para delinquir agravado.

Al sargento Cardona Piedrahíta, jefe de la Sijín en la zona para la época de los hechos, se le imputaron los mismos cargos pero no se le impuso medida de aseguramiento restrictiva de la libertad porque no hubo certeza de su presencia en el lugar del suceso.

El pasado 2 de junio, en otro sector del citado municipio, fueron capturados en flagrancia los también uniformados Carlos Enrique Sarmiento Trillos y Jhon Mauricio Avendaño Monsalve, cuando recibían 20 millones de pesos producto de la extorsión. Ambos fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro de reclusión.