La Contraloría de Bogotá embargó 19 bienes de propiedad de tres exsecretarios de Salud y de dos exdirectores del centro regulador de urgencias (Crue) de la Secretaría Distrital de Salud (SDS).

Esta medida involucra al exsecretario de Salud Guillermo Alfonso Jaramillo y actual alcalde de Ibagué, a quién se le embargó dos lotes de su propiedad en el Tolima.

También a Helver Giovanni Rubiano García, a quien se le embargó un apartamento en el norte de Bogotá, y a Aldo Cadena se le relacionó una cabaña en Buritaca (Magdalena).

Los otros dos fueron los exdirectores del Centro Regulador de Urgencias (Crue) Gabriel Darío Paredes Zapata, a quien le embargaron diez bienes, entre ellos varios apartamentos, lotes, garajes y depósitos, y Waldetrudes Aguirre Ramírez (cinco bienes, incluidos dos apartamentos en Bogotá y Bolívar, y lotes en Sucre).

De acuerdo con el organo de control, esta media se debe al no realizarce los recobros del traslado de pacientes en el servicio de ambulancia que se prestó entre los años 2012 y 2015.

Entre el 2013 y el 2015 se contrataron 643 ambulancias por un valor de 30.184 millones de pesos, en 67 contratos. Solo uno de esos contratos está liquidado. El resto se terminaron, pero no están liquidados.

Según con el ente de control, de los 2.097 millones de pesos que el Distrito pagó, a través del Fondo Financiero de Salud (FFDS), se han recuperado $ 747 millones.

«Hay una presunta negligencia y responsabilidad fiscal”, comentó el contralor distrital, Juan Carlos Granados Becerra, quien alertó que si esos dineros no regresan al fondo de salud, “se pone en riesgo el servicio de ambulancias”.