Fiscalía alerta sobre «pirámide» integrada por mujeres y dirigida a mujeres en Risaralda

octubre 26, 2016 6:50 am

piramides–Una alerta lanzó la Fiscalía General de la Nación frente a la existencia en el departamento de Risaralda de una captadora ilegal de dinero integrada por mujeres y que tiene la particularidad de que está dirigida también hacia las mujeres.

La advertencia la hizo el organismo investigador precisamente en momentos en que en Bogotá, el Juzgado 20 Penal del Circuito, con funciones de conocimiento, condenaba a 9 años y 7 meses de prisión a Diana Marcela Delgadillo Murcia y a 9 años y 2 meses a Juan Carlos Junca León por millonaria captación ilegal masiva de dinero mediante la comisionista de Bolsa Torres Cortes S.A.

El juez del caso los halló responsables de los delitos de captación masiva y habitual de dinero, en concurso con la no devolución de dinero, estafa agravada en modalidad masa, administración desleal, ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio concierto para delinquir.

En el caso de la alerta en Risaralda, funcionarios del CTI de la Fiscalía lograron detectar una reunión celebrada en la ciudad de Pereira, a la que asistieron cerca de 80 mujeres.

Esta situación se develó gracias a la herramienta del Censo Delictivo puesta en marcha por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, que evidenció el resurgimiento de las llamadas ‘pirámides’, por lo que esta sería la primera ciudad en el país que iniciaría de oficio la indagación por los punibles de concierto para delinquir con fines de estafa y captación masiva y habitual de dineros.

Igualmente, el ente acusador adviertió que las personas que reciban el dinero, podrían ser investigadas y judicializadas por incurrir en los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de activos, al no declarar lo recibido ante la DIAN.

La nueva captadora, que no se encuentra legalmente constituida y que está integrada también por mujeres, convoca reuniones en salones sociales de conjuntos residenciales o apartamentos ubicados en estratos altos de la ciudad.

Según lo estableció el CTI, las mujeres son citadas a través de redes sociales, correos electrónicos, grupos de chat o voz a voz, para que hagan parte del supuesto círculo sagrado haciendo una inversión inicial de $4 millones, asegurándoles que en un mes recuperarán hasta 8 veces lo invertido.

Los servidores del CTI han detectado la proliferación de esta pirámide también en los municipios de Santa Rosa de Cabal y Dosquebradas (Risaralda), así como en otras localidades del eje cafetero.

Para que las mujeres accedan a dichas pretensiones, las integrantes de la supuesta captadora se valen de argumentos basados en la espiritualidad y la purificación del ser, aduciendo que el dinero es un aporte, un regalo de amor que se le da a otra, y que será retribuido de manera solidaria por parte de otras ocho mujeres.

Cada mujer que es invitada al grupo debe llevar dos más que estén dispuestas a realizar la misma inversión con el propósito de hacer crecer la comunidad.

Su modus operandi consiste en que una o varias mujeres contacten a sus similares para ofrecerles hacer parte de este proyecto conformado por mujeres solidarias, guerreras y emprendedoras denominado tejedoras de sueños.

Les indican que se da inicio con 15 mujeres quienes tomarán el nombre de uno de los cuatro elementos (fuego, tierra, aire y agua) dependiendo de la escala del mandala en la que se encuentre.

Ocho de las mujeres que se han llamado fuego, deben dar un regalo de $4 millones a $4 millones 500, a la mujer que se consagra como agua, quien el día de su consagración como hermana mayor, recibirá ocho veces su inversión. De ser así, recibiría entonces entre $32 millones y $36 millones, cuatro semanas después del aporte inicial.

La Fiscalía invita a la comunidad a que no caiga en las redes de este tipo de grupos, en los que les hacen creer que no son pirámides, pues pueden llegar a perder su dinero, el cual invertirán en un proyecto que no tiene ningún respaldo económico de ley.

Los comentarios están cerrados.