El consejero delegado de Apple, Tim Cook, presentó ayer al mundo el nuevo iPhone 5 que tenía ansiosos a los amantes de la tecnología. El nuevo dispositivo llegará a Estados Unidos el próximo 21 de septiembre tiene un diseño renovado, pues aumentó el tamaño de su pantalla y disminuyó el grosos y peso.

Este iPhone tiene una pantalla Retina Display de 4 pulgadas y 1136 x 640 píxeles en 16:9, con un 44 % más de saturación de color y sensores táctiles integrados en ella. Su pantalla grande permite situar en lugar de cuatro filas de iconos, un total de cinco filas de aplicaciones. Sin embargo, el tamaño no supera el de el Galaxy S3.

Además el dispositivo cuenta con 7,6 milímetros de grosor, es un 18 % más fino que el iPhone 4S y pesa 112 gramos, un 20 % menos que este terminal anterior de Apple. El blanco y negro siguen siendo los colores de Apple.

Este celular tiene un nuevo servicio WiFi que Apple ha denominado ultrarrápido. Funciona con tecnología de transmisión de datos de alta velocidad 4G LTE.

El procesador que utiliza el iPhone 5 se llama A6, es un 22 % más pequeño que el de los terminales anteriores de Apple, pero es el doble de rápido y mejora con creces las prestaciones que ofrecían sus antecesores. La batería del iPhone 5, otro de los aspectos sobre los que más se ha especulado, dura ocho horas de navegación 3G, diez con Wifi, 40 reproduciendo música y 225 horas en espera.