Nuevo agarrón entre vendedores informales de Monserrate y el gobierno distrital

mayo 8, 2009 8:33 pm

Se tensionan de nuevo las relaciones entre los cerca de 300 vendedores informales expulsados de sus puestos de trabajo en el camino peatonal hacia la cima de Monserrate y las autoridades capitalinas.

Según los vendedores, los derrumbes siguen tal y cual porque el Distrito ha hecho nada para removerlos, no obstante que ha pasado ya más de un mes desde cuando fue cerrado el tránsito de personas y desalojados los puestos de venta ambulante.

La vocera del IDRD, Zoraida Acosta, explica que las obras a lo largo del camino se han demorado no por negligencia sino porque se está haciendo un estudio geotécnico.
Lo cierto es que, de momento, lo único que han hecho las cuadrillas de trabajadores es talar una docena de árboles.

El párroco de Monserrate, Daniel Falla, se abstiene de terciar en el nuevo roce, limitándose a llamar a la calma entre las partes.

El gobierno distrital se ha puesto como plazo seis meses para realizar las obras que permitan reutilizar con seguridad el camino a la cumbre del cerro tutelar.

Pero los vendedores ambulantes creen que al paso que van las cosas ese plazo va a quedar corto, mientras que su situación económica se deteriora a pasos agigantados.

El párroco de Monserrate, Daniel Falla, se abstiene de terciar en el nuevo roce, limitándose a llamar a la calma entre las partes.

Los comentarios están cerrados.