Aprueban en último debate reforma laboral que establece cinco días por licencia de luto

Solo falta la rubrica del presidente Álvaro Uribe para que  el proyecto de ley que amplía de tres a cinco días la licencia de luto, conocida también como «calamidad doméstica». 

La licencia aplica ante la muerte de un familiar dentro del primer grado de consanguinidad (padres, hermanos o hijos) y primero de afinidad o civil (cónyuges). 

Según la senadora Claudia de Castellanos, ponente de la iniciativa, la licencia hace referencia “al duelo entendido como la pena, el sufrimiento y el desamparo emocional, causados por la muerte o la pérdida de un ser querido, que se asimila de forma diferente por cada persona». 

El término luto hace referencia al proceso de reacción ante la muerte y las ceremonias particulares que cada de cada cultura realizan cuando alguien muere en una comunidad.

El proyecto abarca conmemoraciones, honras fúnebres, velatorios, vestimenta de luto, puesto que estos ritos son importantes cuando se organizan y definen las reacciones de duelo. 

La ponente del proyecto resaltó que de conformidad con estudios realizados al respecto, una ceremonia culturalmente adecuada para dar el último adiós, que brinda la posibilidad de despedirse y manifestar el cariño al difunto, surte un efecto positivo en el proceso de duelo.  

«Sin embargo, los tres días que se otorgan en la actualidad para este efecto, son insuficientes y dan lugar a la reincorporación a la actividad a una persona que por su afectación moral y emocional es laboralmente improductiva», dijo la senadora. 

La iniciativa propone incluir en el artículo 57 del Código Sustantivo del Trabajo, el derecho que tienen los trabajadores de licencia remunerada en circunstancias de luto familiar y para realizar los trámites administrativos que un fallecimiento implica, tales como asistir al funeral y entierro. 

«Con esta propuesta de corte laboral se logra un equilibrio entre la productividad y el principio de la solidaridad. Sólo así se desarrolla más el concepto de Estado Social de Derecho», acentuó Claudia de Castellanos.