El Papa suplica a Dios que acabe el ‘flagelo’ de los secuestros en Colombia

El papa Benedicto XVI suplicó a Dios que acabe el ‘flagelo’ de los secuestros en Colombia y pidió que se logre ‘pronto la concordia y la paz en esa amada nación’.

Benedicto XVI lo pidió ante unas nueve mil personas que asistieron en el Aula Pablo VI del Vaticano a la audiencia pública, cuando saludada a los fieles de lengua española.

«En estos momentos deseo recordar la marcha para pedir la libertad de los secuestrados que tendrá lugar el próximo viernes en Colombia. Elevo a Dios una ferviente súplica para que acabe ese flagelo y se logre pronto la concordia y la paz en esa amada nación», afirmó el Pontífice en español.

En sus tres años de Pontificado, Benedicto XVI ha realizado numerosos llamamientos para que sean liberados todos los secuestrados por las Farc.

A principios de este año envió un mensaje a los obispos colombianos en el que expresó su repulsa contra la violencia y los secuestros en Colombia y dijo que rezaba «ardientemente» para que acaben «cuanto antes» esas situaciones «que han causado tanto dolor» y para que el país andino goce de una paz estable y justa.

En otra ocasión condenó el «bárbaro asesinato» de once diputados regionales en el Departamento del Valle del Cauca, que durante cinco años estuvieron secuestrados por las rebeldes Farc y expresó su alegría cuando fue liberada la ex candidata a la presidencia Ingrid Betancourt, que estuvo en manos de la guerrilla cinco años.

El 1 de septiembre pasado recibió en la residencia de Castel Gandolfo, en el sur de Roma, a Betancourt, con quien en una emotiva reunión habló de la necesidad de «tocar el duro corazón» de los jefes de la guerrilla.

«Hablamos de tocar los corazones duros, como los de los jefes de la guerrilla para sacarles de la posición de autismo en la se encuentran y en la que sólo se escuchan a sí mismos», reveló Betancourt tras entrevistarse en privado durante 25 minutos con el Pontífice.

Terra Colombia / EFE