Retrato de Ingrid Betancourt desplegado en la cima del Mont-Blanc

Retrato de Ingrid Betancourt desplegado en la cima del Mont-Blanc

Un grupo de alpinistas extendió el retrato de Ingrid Betancourt en la cima del Mont-Blanc, el techo de los Alpes, para recordar la suerte de esta secuestrada por las Farc con ocasión del inicio de la presidencia semestral de la Unión Europea (UE).

«Gracias a estos héroes, Ingrid Betancourt y los secuestrados de Colombia no serán olvidados», señaló el comité, que manifestó su «ardiente deseo de que la Unión Europea adopte ahora una posición unitaria sobre la cuestión de los secuestrados, que esté en su conjunto tan determinada como está Francia».

Su llegada a la cima coincidió con la de una cordada de más de una veintena mujeres de varios países de la UE, cuya ascensión se había organizado para marcar el inicio de la presidencia francesa de la UE.

Estas mujeres plantaron, por su parte, una bandera europea, en una operación organizada por el Gobierno francés, y que pretendía también celebrar el 200 aniversario de la primera ascensión femenina al que tradicionalmente se ha considerado el techo de Europa.

El comité de apoyo a Betancourt, que consideró «héroes» a sus tres alpinistas, ha convocado una concentración esta misma mañana en Chamonix, la ciudad al pie del macizo del Mont-Blanc.

En ese acto está previsto que participen el hijo menor de Ingrid Betancourt, Lorenzo Delloye, el ex marido de la rehén de la guerrilla colombiana, Fabrice Delloye, el campeón olímpico francés de esquí Jean-Pierre Vidal y la primera mujer que llegó el Polo Norte en solitario, la francesa, Christine Janin.