Economía colombiana en «cuidados intensivos» por la revaluación

economia

En verdaderos “cuidados intensivos” se encuentra la economía colombiana, como consecuencia de los efectos de la imparable caida del dólar y la obvia revaluación del peso.

Aunque el gobierno estableció algunas medidas para apoyar a las empresas exportadoras y evitar despidos masivos de trabajadores, no se ha encontrado la formula salvadora.

La expectativa se centra en la decisión que adopte este viernes la Junta directiva del Banco de la Republica en torno a las tasas de interes. El gobierno le ha pedido que las reduzca.

Aunque en principio la causa fue una medida del gobierno venezolano, la caida del dólar obligó a la industria ensambladora colombiana a continuar haciendo despidos de trabajadores.

La ensamladora Sofasa- Renault confirmó que despidio en las ultimas horas a 218 empleados.

La medida habia sido anticipada desde enero de este año, cuando el gobierno venezolano anunció la reducción de las importaciones de vehiculos colombianos, hecho que obligó a reducir la producción de la ensambladora. A este hecho, se sumó el problema de la revaluación.

La ensambladora establecio que tuvo que reducir de 240 a 196 carros la producción diaria y consecuentemente, la nómina de personal. Aprovechó que a 218 operarios se les venció ayer el contrato, para no reengancharlos.

Con esta medida redujo de 1.508 a 1.290 operarios.

LOS EXPORTADORES

–La Asociación Nacional de Exportadores, Analdex, reveló que debido al incremento en los costos laborales como consecuencia de la revaluación, algunas empresas exportadoras colombianas estarían evaluando la posibilidad de trasladar sus operaciones hacia Centroamérica y el Caribe.

El presidente de la organización Javier Diaz Molina afirmó que “en la medida en que hay revaluación la mano de obra medida en dólares se encarece”.

“Con un dólar a 2.000 pesos el empresario antes necesitaba de 200 dólares para pagar el salario mínimo de 400 mil. Con un peso revaluado y un dólar a 1.000 pesos, ahora se requieren al menos 400 dólares para pagar el mismo salario en pesos”, preciso Javier Diaz.

El dirigente, quien habló en Cali al presentar el XX Congreso de Analdex que se realizará en esa ciudad en septiembre, sostuvo “que el costo de la mano de obra en dólares aumentó, pero eso no se puede trasladar al precio de los productos, lo que ha significado una pérdida de rentabilidad para el industrial”.

Diaz Molina manifestó que en Nicaragua, por ejemplo, el salario mínimo es de 150 dólares. De allí, agregó, que algunos empresarios confeccionistas estén estudiando la posibilidad de producir allá o en otros países y cumplir con sus contratos en Estados Unidos.

“Mi temor es que esas factorías se vayan porque lo más fácil es montar una fábrica de confecciones en un contenedor. Son máquinas de coser que se pueden enviar a otro país y no hay problema”, subrayó el dirigente.

Indicó que existen empresas que están analizando los costos vigentes en Centroamérica, qué infraestructura existe en esa región y qué posibilidades se brindan para producir allá.

Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras, son considerados hoy como los países reyes de la maquila en Latinoamérica.

CAJAS DE COMPENSACION

–Las cajas de compensación familiar pidieron al Gobierno Nacional que no reduzca los aportes de las empresas a esas entidades.

La solicitud fue hecha tras el anuncio del llamado Cert laboral que reglamentará el Gobierno para aliviar los costos de las empresas perjudicadas por la revaluación del peso.

Según el presidente de Asocajas, Álvaro José Cobo, con tales aportes a esas entidades se beneficiaron en el 2007, 5,3 millones de trabajadores.

Una de esas ayudas es el subsidio familiar. En el 2007 se pagaron 45,9 millones de cuotas a grupos familiares.

LOS APOYOS DEL GOBIERNO

–El Gobierno confirmó la destinación de 200 mil millones de pesos para compensar a las empresas exportadoras que han resultado seriamente afectadas por la caida del dólar y la revaluación del peso colombiano.

Con esos recursos, se pagará entre 60 y 100 pesos por dólar para compensar a los exportadores y evitar despidos masivos de trabajadores..

“Se trata de un aporte para compensar la diferencia en la tasa de cambio. Si bien la idea no es llegar a los $2.200 por dólar que se tenían, sería un aporte significativo que aliviaría la situación del empresario”, señalo el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata.

A lo anterior se sumará, además, un reembolso parcial de los impuestos que se pagan sobre la nómina, cuyos parámetros se definirán la próxima semana. Esta última medida busca ayudar a las empresas en el pago de tributos parafiscales a Bienestar Familiar, Sena y cajas de compensación familiar.

Por su parte el Ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, explicó que con estas ayudas se espera proteger el empleo en las empresas exportadoras y que no se reduzcan los puestos de trabajo que se han creado en los últimos años, producto del buen momento que vive la economía colombiana.

La mitad de los recursos —unos 100.000 millones— se destinarán a los agricultores, que constituyen el sector más afectado por la revaluación (floricultores, cafeteros, azucareros y bananeros) y el resto se distribuirá entre la industria, el comercio y el turismo.

El nuevo monto es complementario a los 120.000 millones asignados este año; a los créditos blandos de Bancóldex por $1,74 billones; y a los $150.000 millones que se apropiaron en 2007.

Según explicó el Ministro de Hacienda, el nuevo paquete de ayudas de 200 mil millones de pesos no tendrá ninguna incidencia en el déficit fiscal estimado para el 2008, pues provendrá de una reasignación de partidas presupuestales.

EL SECTOR AGROPECUARIO

–Los 100 mil millones de pesos adicionales que destinó el Gobierno Nacional a los exportadores del sector agropecuario golpeados por la revaluación del peso, protegerán más de 800 mil empleos en el sector rural.

Así lo aseguró el Ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, quien destacó que estos recursos se suman al medio billón de pesos que el Gobierno ha otorgado al sector en lo corrido del año.
Arias señalo que los dineros se distribuirán de la siguiente forma:

para café 50 mil millones de pesos, para flores 27 mil millones, para banano 13 mil millones de pesos, para hortalizas 4 mil 500 millones, frutas 2 mil 500 millones, camarón 2 mil millones y para plátano mil millones de pesos.

Así mismo, el Ministro Arias informó que estos recursos serán otorgados a través de pagos directos, y que se está trabajando en ultimar los detalles operativos para que los productores de estos sectores se puedan beneficiar de estas ayudas lo más pronto posible.

En el caso de los caficultores, los pagos se harán a través de las cédulas cafeteras dirigidos a las hectáreas que están en producción.

En el sector de las flores, se aumentará el pago a los floricultores que generen más de diez empleos por hectárea, no despidan a la gente y que se mantengan al día con la seguridad social de sus empleados.

Estas mismas condiciones se aplicarán para el banano de exportación, indicó el funcionario.
Para frutas y hortalizas se abrirá una convocatoria, en dos semanas, para pagarles por tonelada exportada.

SITUACION SALARIAL

–El 84% de los trabajadores colombianos ganan menos de dos salarios mínimos, aseguró el director saliente de la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo, Fedesarrollo, Mauricio Cárdenas.

Adicionalmente, el 70% de los trabajadores en el país no cotizan formalmente para pensión, subrayó el economista, en una intervención en el foro ‘Presente y Futuro del Sistema Pensional Colombiano’.

Cárdenas consideró que el país debe analizar el tema de cobertura de la seguridad social en Colombia, pues subrayó que “el 74% de las empresas pequeñas no pagan los respectivos aportes a sus trabajadores”, debido a los costos asociados a los aportes y a los requisitos que les son exigidos.

El director de Fedesarrollo señalo que el 49% de trabajadores colombianos ganan menos de un salario mínimo; el 20% gana entre medio y un salario mínimo y el 29% gana menos de medio salario mínimo legal vigente.

Finalmente, Cárdenas afirmó que los que menos se encuentran amparados dentro del sistema pensional son los más jóvenes, las mujeres, quienes no conforman el núcleo familiar y los trabajadores rurales.

Los comentarios están cerrados.