Sarkozy: hay que tener mucha prudencia ante una situación cambiante

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, consideró que «hay que ser muy prudentes» sobre los anuncios en la crisis de los rehenes de la guerrilla de las FARC con «una situación cambiante» que dijo seguir «minuto a minuto».

«Hay que ser muy prudentes sobre todas las informaciones anunciadas» en Colombia, señaló Sarkozy, que afirmó estar informándose «minuto a minuto» y pidió a todo el mundo que «haga las menos declaraciones posibles: hay rehenes y la situación es cambiante».

El presidente francés, que hablaba a un grupo de periodistas cuando acudía en París a un acto de homenaje por el 60 aniversario de Israel, recordó su prioridad para conseguir la liberación de la rehén Ingrid Betancourt, que tiene la nacionalidad francesa además de la colombiana, y lleva más de seis años en manos de la guerrilla.

«Están pasando cosas, hay que mirar con mucha calma, con mucha prudencia y mucha concentración», señaló.

Estas fueron las primeras palabras de Sarkozy sobre la cuestión tras el anuncio de la muerte hace dos meses del líder histórico y fundador de las FARC, Manuel Marulanda, «Tirofijo», información confirmada hoy mismo por la guerrilla a través de un vídeo.

Poco antes, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, había avanzado que sería «una muy buena noticia» si se rindieran miembros de las FARC que tienen secuestrados a rehenes, entre ellos Ingrid Betancourt, pero alertó a las autoridades colombianas contra un posible asalto para lograr su liberación, que pondría en peligro la vida de éstos.

Aludía a la declaración del presidente de Colombia, que ayer dijo que guerrilleros de las FARC han ofrecido desmovilizarse y liberar a la ex candidata presidencial, la colombo-francesa Ingrid Betancourt, y a otros secuestrados a cambio de una contraprestación.

Kouchner insistió que sería una «mala noticia» si se diera «el asalto» al lugar donde están los secuestrados, «ya que en ese caso está en riesgo la vida de los rehenes», y dio por hecho que «ése no es el mensaje del presidente Uribe».

Por otro lado, la hermana de Ingrid Betancourt, Astrid, y la madre de ambas, Yolanda Pulecio, lanzaron hoy un llamamiento al nuevo jefe designado de las FARC, Alfonso Cano, para que liberen a la colombo-francesa y a «los otros tres rehenes civiles».

En un comunicado, las dos mujeres subrayaron que Cano, «hombre cultivado y progresista, al tomar la dirección de las FARC, tiene el poder de empujar la historia liberando a Ingrid y a los otros tres rehenes civiles».

«Esas liberaciones desencadenarán la acción decisiva de Francia y de la comunidad internacional para lograr un acuerdo humanitario y poner Colombia en el camino de la paz», subrayaron Yolanda Pulecio y Astrid Betancourt en su comunicado.

Con otro tono reaccionó al anuncio de la muerte de Marulanda el Comité de Apoyo de Ingrid Betancourt, en el que están en particular el ex marido y los dos hijos de la rehén, que dijo que «las FARC tienen hoy la posibilidad de avanzar hacia una paz histórica, una paz con el pueblo colombiano, una paz con ellos mismos».

Este comité consideró que «la evolución de Ingrid y de los rehenes está inevitablemente vinculada a la evolución» de la guerrilla, cuyos pronunciamientos por el momento no «no nos permiten observar un cambio de fondo» y, por eso, pidieron «prudencia» a la espera de analizar las próximas declaraciones de las FARC.

En todo caso, precisó que «nunca lloraremos la muerte» de Marulanda, «que tenía sangre en las manos, que había orquestado tantas violaciones de los derechos humanos como de sufrimientos inadmisibles».

Información EFE