La isla Anguilla es el segundo inversionista en Colombia después de E.U.

La isla Anguilla es la única habitada del archipiélago Antillas Menores, con pocos recursos naturales, y azotada por huracanes, pero el año pasado invirtió en Colombia 1.020 millones de dólares en el país.

Eso representa el 11,3 por ciento de la inversión extranjera directa en Colombia en 2007 que, según el Banco de la República, totalizó 9.028 millones de dólares.

El año pasado llegaron desde Anguilla por primera esos recursos al país, solo superados por Estados Unidos, que trajo 1.266 millones de dólares.

Inclusive la inversión proveniente de allí a Colombia superó la de compañías de Brasil, con 529 millones de dólares; de Panamá, con 477 millones de dólares; México, con 340 millones, y España, con 289 millones de dólares.

Buena parte de la plata brasileña provino de Votorantim Metais, que compró el 52 por ciento de Acerías Paz del Río, y la de Panamá, de holdings colombianas y firmas extranjeras de diversos orígenes.

La mayoría de la inversión ‘azteca’, unos 250 millones de dólares, se destinó a la compra de la empresa Petco, a los grupos Santo Domingo y Sanford.

Otro hecho aún sin dilucidar que revelan los datos de Banrepública es por dónde vinieron los 656 millones de dólares reportados en un informe de la entidad como del grupo suizo Glencore, para la constitución de la nueva sociedad Refinería de Cartagena S.A., en la que tiene 51 por ciento.

Esto, porque la nación helvética solo aparece con envíos totales de 43 millones de dólares en el ejercicio del 2007.

Igualmente, aparece una inversión foránea de Nicaragua de 89,6 millones de dólares, cuando años atrás había traído solo 300.000 dólares. Y los cerca de 300 millones de dólares que invirtió Casino para aumentar su participación en Almacenes Éxito fueron enviados de terceros países, ya que los ‘galos’ solo aparecen con inversiones totales de 139 millones de dólares el año pasado.

Por ahora, el destino y girador de la inversión que provino de Anguilla son aún desconocidos y solo lo sabe el Emisor, que protege la reserva de las compañías que registran inversiones en Colombia.

Tampoco hubo una ‘movida’ empresarial que permita deducirlo con facilidad. Aunque está claro que entró en varios registros a lo largo del año pasado, dado que aparecen saldos en los cuatro informes trimestrales del Emisor.

Analistas consideran que podría tratarse de un aporte de compañías del sector de petróleo o minas a sus operaciones en Colombia. Al tiempo que consideran que esas fuentes de inversión extranjera son hoy muy comunes para las multinacionales, que por los incentivos fiscales las utilizan como puente para invertir en terceros países.

La globalización de la circulación de capitales también ha llevado a que pequeñas islas o países canalicen recursos hacia la región desde esos sitios u otras naciones.

Para citar casos recientes, también empresas colombianas, como Computec, que cedió la mayoría de su participación accionaria en Computec Venezuela a la compañía Española Computec España Inversiones, a través de la constitución de una sociedad tenedora de valores en dicho país europeo.